Entrevista a Nik

¿Quién es NIK?

Soy diseñador gráfico de profesión pero toda mi vida trabajé de humorista gráfico. Cuando me preguntan quien soy digo: una persona feliz porque trabajo en lo que me gusta, en lo que me apasiona, junto a las personas que amo: Laura y Mia. No necesito nada más.

¿Cómo te definirías?

Soy una persona tímida, introvertida. Supongo que estas características son las que definieron mi profesión.Aquellos que desde chicos tuvimos algun tipo de limitación para conectarnos con los demás terminamos desarrollando esa conexión desde otras áreas. En mi caso, la gráfica. Soy una persona con mucho sentido del humor, me gusta en general tomarme la vida desde un punto de vista humorístico. Trato de tener una visión positivista de la vida, esperanzadora, y lo más importante para mí es mantener la agudeza en la observación de la vida diaria, la actualidad y no perder nunca la visión crítica sobre lo que nos rodea.

¿Cuándo empezaste a dibujar?

Empecé a ir a la escuela de Carlos Garaycochea y Eduardo Ferro cuando tenía 11 años. Los considero como mis maestros directos. Pero también tuve maestros indirectos, que uno va incorporando viendo y leyendo historietas. Esta es una profesión bastante autodidacta, la técnica se aprende, pero lo más difícil es elegir lo que uno quiere hacer, es decir si quiero

dibujar, si quiero hacer humor, si quiero ser ilustrador, si quiero contar ideas, y una vez que cada chico decide y encuentra lo que le gusta hay que practicar y ponerse metas. Y una vez encontrado el camino, lo más importante es saber QUE queremos decir con nuestro trabajo, y a QUIEN lo estamos comunicando. En la escuela de Garaycocheca y Eduardo Ferro aprendí muchísimo.
Sobre todo, lo que uno aprende es la forma de hacer los encuadres, los diálogos, los globos, como pintarlos, las luces. Después, claro, uno tiene que ir desarrollando estructuras propias, y eso se construye sentándose y pensando en temas, situaciones graciosas, caras de los personajes, trabajar con el absurdo, el equivoco, el humor tiene que ser sorpresa, el chiste tiene que sorprender. El secreto de la tira grafica es que vos leas una tira unitaria y te cause gracia como parte, pero esa parte tiene que ser parte de un todo, y ese todo tiene que ser armónico, que vos te sientas partícipe de ese mundo, que sea coherente, que te puedas identificar, que te contenga como todo y te haga reír como parte. Siempre dibujé, mientras estudiaba en el Nacional de Buenos Aires y luego en la Universidad de Buenos Aires (Nik es diseñador gráfico y Director de Arte en publicidad) aunque nunca ejercí las profesiones que estudié, tuve la suerte de poder trabajar siempre de humorista gráfico.

¿Cómo nació Gaturro?

En realidad no hay un momento exacto del nacimiento de Gaturro. Siempre me gustó mucho dibujar animales. En casa de chico teníamos mascotas, perra y gata, y porque no (como aparece en la tira de Gaturro), pececitos, arañas y ratones. Mi primera historieta publicada se llamó "El Crucero de Noé", y era un gran crucero de lujo donde cada animal representaba una clase política o social. Estaban el dinosaurio político, el cerdo burgués, el periodista camaleón, el pez gordo y también, el pobre gato (que era muy parecido al actual Gaturro, pero todavía no tenía nombre). Luego lo dibujé en una tira que salía en la revista de Cablevisión, después comenzó a aparecer en los chistes de actualidad hasta que finalmente alcanzó su propia tira en la Última Página de La Nación en 1996, y allí la tira comenzó a llamarse Gaturro y flia. Tres años más tarde pasaría a llamarse simplemente Gaturro.

¿Tenés gatos en tu casa?

Tuve de chico dos gatas, siempre fui mas hincha de los gatos que de los perros (asi como de Los Beatles en lugar de los Rolling) Yo me siento parecido a la personalidad gatuna: independiente, un poco indiferente, un poco observador. Aunque debo reconocer que la fidelidad perruna es emocionante. Cuando viva en una casa con jardín me gustaría tener muchos perros y gatos.

¿Dónde estudiaste?

Empecé a ir a la escuela de Carlos Garaycochea y Eduardo Ferro cuando tenía 11 años. Los considero como mis maestros directos. Pero también tuve maestros indirectos, que uno va incorporando viendo y leyendo historietas. Esta es una profesión bastante autodidacta, la técnica se aprende, pero lo más difícil es elegir lo que uno quiere hacer, es decir si quiero dibujar, si quiero hacer humor, si quiero ser ilustrador, si quiero contar ideas, y una vez que cada chico decide y encuentra lo que le gusta hay que practicar y ponerse metas. Y una vez encontrado el camino, lo más importante es saber QUE queremos decir con nuestro trabajo, y a QUIEN lo estamos comunicando. En la escuela de Garaycocheca y Eduardo Ferro aprendí muchísimo. Sobre todo, lo que uno aprende es la forma de hacer los encuadres, los diálogos, los globos, como pintarlos, las luces. Después, claro, uno tiene que ir desarrollando estructuras propias, y eso se construye sentándose y pensando en temas, situaciones graciosas, caras de los personajes, trabajar con el absurdo, el equivoco, el humor tiene que ser sorpresa, el chiste tiene que sorprender. El secreto de la tira grafica es que vos leas una tira unitaria y te cause gracia como parte, pero esa parte tiene que ser parte de un todo, y ese todo tiene que ser armónico, que vos te sientas partícipe de ese mundo, que sea coherente, que te puedas identificar, que te contenga como todo y te haga reír como parte. Siempre dibujé, mientras estudiaba en el Nacional de Buenos Aires y luego en la Universidad de Buenos Aires (Nik es diseñador gráfico y Director de Arte en publicidad) aunque nunca ejercí las profesiones que estudié, tuve la suerte de poder trabajar siempre de humorista gráfico.